Dolor en el bajo vientre en el embarazo

Es una molestia común durante el embarazo. Alrededor de tu útero se encuentran unos ligamentos llamados ligamentos redondos. A medida que tu útero crece durante el embarazo, los ligamentos se estiran y se espesan para proporcionarle más apoyo.

A veces estos cambios provocan dolores en uno o en ambos lados del abdomen. Por lo regular estos dolores aparecen por primera vez a partir de las 14 semanas del embarazo (en el segundo trimestre).

Es probable que el dolor en los ligamentos redondos se sienta como una punzada aguda si cambias de posición repentinamente, por ejemplo, al pararte de un mueble o silla, cuando te levantas de la cama, cuando toses o te giras en la cama.

También puedes sentir un dolor sordo luego de un día muy activo, por ejemplo, si has caminado mucho o has hecho alguna otra actividad física.

El dolor puede empezar muy hondo en la ingle, y moverse hacia arriba y hacia los lados, llegar hasta arriba de las caderas. Es un dolor interno, pero si lo pudieras trazar sobre tu piel, seguiría la línea de un bikini con un corte muy alto.

¿Cuándo debo preocuparme y llamar a mi doctor?

El dolor agudo de los ligamentos redondos no debe durar más de los pocos segundos que te lleva levantarte o cambiar de posición.

Aunque el dolor de los ligamentos redondos es un malestar común durante el embarazo, el dolor abdominal puede indicar un problema obstétrico serio como Preeclampsia, parto prematuro o desprendimiento de placenta, también podría estar indicando otro problema médico que no tiene nada que ver con el embarazo, como apendicitis.

Llama a tu doctor si el dolor en el bajo vientre continúa luego de unos minutos de descanso, o si va acompaño de:

  • Dolor en la parte baja de la espalda, especialmente si antes no dolía.
  • Un aumento de presión en el área pélvica (la sensación de que tu bebé está empujando hacia abajo).
  • Fuertes dolores o retortijones, o una contracción que no se termina.
  • Escalofríos, fiebre, desmayos o náuseas y vómitos.
  • Hemorragia vaginal, sangrado sin importar que sea mucho o poco. O cambios en el tipo y cantidad de tu flujo vaginal.
  • Dolor o quemazón al orinar.

¿Cómo puedo aliviar el malestar?

Si tu médico te ha asegurado que lo que sientes es el dolor de los ligamentos redondos, siéntate, pon los pies en alto y relájate cuando te empiece el dolor. Descansar en una posición cómoda te debería hacer sentir mejor.

Tomar una ducha tibia también te podría ayudar, cuando te sientas mejor puedes aumentar tu nivel de actividad.

Nota: si tienes consejos para las mamitas, te pedidos por favor que dejes un comentario.

POST REPLY