7 complicaciones del embarazo que no debes ignorar

Muchos de los embarazos trascurren sin complicaciones. Sin embargo, es útil saber cuáles son los problemas médicos graves que afectan con más frecuencia a las embarazadas. Aquí tomaremos un espacio para ofrecerte una guía de las siete complicaciones más comunes del embarazo.

Tu médico o partera verificará si presentas algún síntoma que pueda indicar la presencia de estas complicaciones y otras más a los largo del proceso del embarazo. Para ello realizará pruebas de laboratorio, exámenes clínicos y ultrasonidos (ecografías).

Mientras tanto, puedes ayudar a tu médico, asistiendo a todas tus citas prenatales del primer, segundo y tercer trimestre e informándole de cualquier síntoma que te preocupe.

Aborto espontáneo o pérdida del bebé

Un aborto espontáneo es la pérdida natural de un embarazo durante la etapa de las primeras 20 semanas. Al rededor del 10 al 20 por ciento de embarazos terminan de esta manera, y más del 80 por ciento de las pérdidas ocurren antes de la semana 12. Se cree que la mayoría de los abortos, ocurren en el periodo del primer trimestre, son aleatorias y causados por anomalías cromosómicas en el óvulo fertilizado, que impiden que el embrión se logre desarrollar.

La primera señal de un aborto espontáneo suelen ser manchas de sangres o sangrado vaginal, por eso llama inmediatamente a tu doctor o partera si aparece cualquier cantidad de sangre en tu ropa interior (aunque muchas mujeres tienen un poquito de sangrado al principio del embarazo, y esto no significa que vayan a perder al bebé).

Si tienes sospecha de aborto, tu médico solicitará un ultrasonido para verificar qué es lo que está ocurriendo adentro de tu útero y seguramente también pedirá que te realicen un análisis de sangre.

El parto y el nacimiento prematuros

Si empiezas a tener contracciones periódicas que hacen que el cuello uterino se empiece a abrir (dilatar) o afinar antes de la semana 37 de embarazo, se considera que estás teniendo un parto prematuro. Si un bebé nace antes de semana 37 de embarazo, se le conoce como nacimiento prematuro. En Estados Unidos, cerca del 12 por ciento de los bebé nacen prematuros.

Los nacimientos prematuros pueden causar problemas de salud. Este tipo de nacimiento puede ser incluso fatal para el bebé si ocurre demasiado temprano. Cuanto más desarrollado o maduro esté el bebé al nacer mayores probabilidades tiene el bebé de sobrevivir y de mantenerse sano y saludable.

Preeclampsia

La Preeclampsia es una enfermedad médica grave que afecta a alrededor de 5 por ciento de las embarazadas. Se diagnostica cuando una mujer presenta, después de la semana 20 de embarazo, los siguientes síntomas:

  • Presión sanguínea.
  • Presencia de proteína en la orina.
  • Anomalías del hígado o riñón.

Muchas de las embarazadas que padecen de Preeclampsia desarrollan síntomas leve de esta condición cuando les falta poco para la fecha de parto. Cabe la pena destacar que con el tratamiento adecuado, ni ellas ni sus bebés sufren consecuencias negativas.

Sin embargo, la Preeclampsia puede progresar de forma rápida, y si la condición es severa puede afectar varios órganos y causar problemas serios y hasta mortales. Cuando la Preeclampsia es severa o se agrava hay que adelantar el nacimiento del bebé.

Poco líquido amniótico (oligohidramnios)

La bolsa amniótica está llena de fluido amniótico, el cual protege y respalda el desarrollo del bebé. Una escasa cantidad de líquido amniótico es una complicación conocida como oligohidramnios.

De acuerdo con la organización de prevención de defectos congénitos March of Dimes, alrededor del 4 por cientos de las embarazadas tienen poco líquidos amniótico durante aluna etapa del embarazo, normalmente en el tercer trimestre.

Si esto te ocurre, tu médico seguirá de cerca tu embarazo para así poder asegurarse que el bebé se esté desarrollando de manera normal. Si te detectan esta condición hacia finales del embarazo, te indicarán el parto.

Diabetes del embarazo (diabetes gestacional)

Alrededor del 2 al 10 por ciento de las mujeres embarazadas en Estado Unidos desarrollan este tipo de diabetes. Aunque esa cantidad no parezca mucho, este padecimiento es lo suficientemente común y seria, para que todas las embarazadas se le practique de manera rutinaria un examen de tolerancia a la glucosa entre las semanas 24 y 28, para detectar dicha condición.

Si perteneces al porcentaje de las mujeres que desarrollan diabetes durante la gestación, tus niveles de azúcar en la sangre serán monitoreados de cerca. La gran mayoría de las mujeres logran mantener niveles normales de azúcar en la sangre mediante cambios en la dieta y ejercicios físicos, y sus bebés nacen sanos. Pero cuando no se controla, la diabetes puede tener consecuencias bastante graves para el bebé.

Las mujeres que han padecido de diabetes gestacional tienen de un 25 a un 50 por ciento de probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante, aunque este riesgo se puede reducir mucho manteniendo un peso sano y un estilo de vida saludable.

Embarazo ectópico

Cuando un óvulo fecundado se implanta fuera del útero se dice que ha ocurrido un embarazo ectópico. Esta complicación ocurre en uno de cada 50 embarazos. Debido a que la mayoría de embarazos ectópicos, ocurren en las trompas de Falopio, a estos es común que se los conozca como embarazos “tubáricos”.

Es bastante importante detectar temprano este tipo de embarazo, ya que si el embrión sigue creciendo, puede provocar el rompimiento de la trompa de Falopio y ocasionar un sangrado interno, que puede ser fatal. No hay forma de transplantar un embarazo ectópico al útero, o sea que la única opción es poner fin al embarazo.

Placenta Previa 

Si tienes placenta previa, eso significa que tu placenta se ha implantado en una posición demasiado baja en el útero, al lado del cuello uterino, o incluso cubriéndolo. La placenta previa no suele presentar problemas al principio del embarazo. No obstante, si la situación persiste hasta el final del embarazo, podrías sangrar o tener que dar a luz antes de lo previsto, y podría ocurrir otras complicaciones.

Tu médico revisara la ubicación de la placenta cuando tenga la prueba de ultrasonido a mitad del embarazo. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de las embarazadas que tienen placenta previa a mediados de la gestación continúan al momento de dar a luz.

Por lo general, la placenta previa se presento en uno de cada 200 embarazos. Las mujeres que tienen placenta previa cuando dan a luz, tendrán un parto por cesárea.

POST REPLY

Si te gustan nuestras publicaciones…. Por favor!

Regálanos un me gusta!