27 semanas de embarazo

Desarrollo de tu bebé

Tu bebé ya ocupa casi todo el espacio en el útero y pesa por el alrededor de un kilo (unas 2 libras.

Esta semana mide un promedio de 36.5 centímetros (14.4 pulgadas), desde su cabecita hasta los talones y tiene más o menos el tamaño de una coliflor.

En esta etapa abre y cierra los ojitos, se chupa el dedo, y tiene ya su horario regular de dormir y de mantenerse despierto. Sus pulmones todavía no están totalmente desarrollados, pero si naciera antes de tiempo, podría respirar con ayuda.

Si sientes unos saltitos rítmicos… ¡es muy posible que tiene hipo! A partir de ahora será bastante común que notes cuando esto ocurre.

El hipo no suele durar mucho tiempo y además, a tu bebé no le molesta, así que disfruta las cosquillitas que hace. Por otro lado, está ahora más activo porque su cerebro está cada vez más desarrollado.

  • Nota: Los expertos dicen que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, incluso cuando está en el útero. Este articulo está designado para ofrecer una idea general de cómo se desarrolla un bebé durante el embarazo.

Los antojos

Escucha lo que dice tu cuerpo: es posible que esos antojos durante el embarazo te estén dando una idea de lo que tu cuerpo necesita ahora.

Si eres de las mujeres que sufren de muchos antojos de comer carne, puede ser una señal de que necesitas más hierro o proteína en tu dieta, mientras que si lo que te apetece es comer helado y queso, esto puede indicar que tu cuerpo necesita más grasas y calcio.

Cambios en tu cuerpo

Tu cuerpo se está preparado ahora para la recta final, y puede que estés comenzando a notar nuevos síntomas, como dolores de espalda. Alrededor de la mitad de las mujeres embarazadas padecen algún tipo de dolor de espalda.

El dolor en la parte baja de la espalda es muy común, pero más frecuente aún es el dolor en la parte posterior de la pelvis.

Es un dolor que se siente muy adentro de las nalgas, en uno de los lados de la espalda, o en ambos, y algunas veces acompañado también de dolor en la parte de atrás de los muslos.

El dolor puede aparecer a causa de actividades como caminar, subir escaleras, levantarse o sentarse en una silla baja, girarse y levantar algo que sea pesado.

Las posiciones en las que las caderas están dobladas, como cuando estás sentada en una silla y te inclinas hacia delante, pueden hacer que el dolor en la pelvis sea más fuerte y empeore. También es muy posible que sientas calambres en los músculos de las piernas de vez en cuando.

Esto es por todo el peso extra que tienes, y también porque el útero está haciendo que trabaje más el sistema circulatorio, así como los nervios que van desde el tronco hasta las piernas.

Los calambres en las piernas son más comunes durante la noche, pero también es muy posible que puedan aparecer durante el día. Es posible que se acentúen a medida que el embarazo avance.

Una forma de aliviarlos es estirar los músculos de las pantorrillas (la parte de atrás de las piernas, entre la rodilla y el pie).

Para hacerlo, ponte de pie, con la rodilla un poco doblada y el talón apoyado en el suelo, apunta los dedos de los pies hacia adelante y flexiónalos luego hacia arriba, hacia la espinilla. Caminar durante unos cuantos minutos o darte un masaje en la pantorrilla, a veces también ayuda.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *