Los médicos piden que deje de “torturar” a su hija declarada muerta, pero él continua y lo que sucede 30 minutos más tarde es increíble

Este padre siguió “torturando” a su pequeña hija ya sin vida por un periodo de media hora en contra de los médicos… ella sólo tenía 3 años pero lo que él hizo cambio todo.

Nota: del editor: Según con la versión original de la historia, los médicos le habrían dicho al padre de la pequeña que ya dejara de torturar a la niña que ya estaba muerta (refiriéndose al hecho de que él seguía insistiendo en resucitar el cuerpo, supuestamente sin vida, de su pequeña hija).

Ya han pasado 4 años desde que este memorable e impresionante episodio tomó lugar en Rusia cuando una familia disfrutaba de los festejos de fin de año en su hogar. Según lo reportado por Up Social, Ruslan y Anastasia Odomec, los padres de la pequeña, ese 31 de diciembre es un día que nunca olvidarán.

La pareja tenía dos hijos, Rodomir, 5, y Alesya, 3. Mientras los mayores festejaban en un sector de la casa, ellos podían escuchar a sus pequeños jugando en la sala, hasta que el silencio más aterrador se apoderó de esa noche.

La ausencia de la risas de Alesya, alertó a los padres de que algo podía estar mal

Los adultos salieron a buscarla por toda la casa y la encontraron en el fondo de la piscina que la familia tenía en el interior de la vivienda. Sin saber cómo actuar ante una situación tan difícil, el padre la sacó del agua, y “basado en lo que vio en películas” comenzó a bombear su pecho y darle respiración boca a boca.

En ese momento llegó su madre, y al ver lo que estaba pasando, al ver a su pequeña sin vida, ella perdió el conocimiento y se desmayó.

Por suerte los abuelos se encontraban en la casa y ellos fueron quienes llamaron a la ambulancia. Luego de media hora de tratar de resucitarla, los médicos comenzaron a llenar los papeles declarándola muerta.

Su padre no podía darse por vencido y se acercó al cuerpo de la pequeña, y empezó a presionar su pecho y a darle respiración boca a boca, mientras los médicos y técnicos trataban de sacarlo diciéndole que dejara de “torturarla”.

Pero el milagro llegó

Un tenue latido comenzó a escucharse y su corazón comenzó a funcionar. La llevaron al hospital en el que quedó en coma y los pronósticos no eran los mejores Alesya había estado sin recibir oxigeno por un periodo de 45 minutos. Se esperaba que si despertaba los daños cerebrales serían terribles.

Ella despertó luego de dos días, y los miedos se confirmaron; no podía ver, moverse ni hablar.

Pero el segundo milagro llegó

Alesya, que sin duda no entiende de imposibles, como su papá, puso toda su fuerzas y se recuperó por completo. En unas semanas pudo ver y luego hablar y luego ser la niña que siempre fue.

A veces rendirse es la opción más fácil aunque sea la más dolorosa

Mientras todos los demás ya habían perdido la esperanza, fue la determinación de su padre, más un milagro lo que no dejó que Alesya partiera de este mundo. Esta historia puede aplicarse en muchos aspectos de nuestra vida.

Nunca debemos dejar de luchar, aún cuando para el resto de las personas parezca que estamos torturándonos. Siempre lucha por lo que quieres aunque el mundo te grite que nunca lo conseguirás.

POST REPLY

Si te gustan nuestras publicaciones…. Por favor!

Regálanos un me gusta!