Esta enfermedad produce una deformación en el rostro de tu bebé; conoce sus síntomas a tiempo

Una mujer, madre de un niño de 5 años, insiste en aunar esfuerzos junto a la escuela donde asiste el niño, en Reino Unido, para lograr parar el acoso y maltrato que recibe de sus compañeros debido a una malformación fácil. Su aspecto físico ha sido determinado para que el pequeño sufriera burlas y la madre considera que aún queda mucho trabajo por hacer para frenar este tipo de hostigamiento en las escuelas.

Kathleen McGrath, de 41 años, madre del pequeño Benji Baker, de 5 años de edad, nunca peso que el linfangioma que padece su pequeño lo haría pasar por un calvario en la escuela. Según lo reportado por “Daily Mail”, el pequeño se despierta en medio de la noche llorando y alega que no quiere ir a la escuela. Sus compañeros se burlan de su enfermedad facial que hace que una de sus mejillas se vea algo más grande de lo normal.

Qué es el linfangioma

La enfermedad que posee Benji se conoce como linfangioma, y se trata de un conjunto de quistes o tumores benignos muy infrecuentes que nacen del sistema linfático de la piel del cuello, o axila, siendo la región cervical sus localización más frecuente. Tienden a aumentar de tamaño después de nacimiento; y si bien Benji no presenta una deformidad exagerada, el tamaño de su mejilla es más grande de lo normal, por lo que recibe numerosas burlas a diario.

La importancia de estar informados

Kathleen lucha cada día para que su pequeño no sufra el acoso. Ella comenzó a hablar de esta enfermedad con su hijo y a explicarle de qué se trata para que él deje de sentir vergüenza y sepa explicar a los demás qué es lo que padece. “Yo no sabia de qué otra forma podría ayudarlo, así que empecé a investigar en Internet” dijo la mujer.

Fue entonces cuando Kethleen encontró una organización benéfica llamada “Changing Faces”, que se especializa en el apoyo a las personas con desfiguración en el rostro. De esta manera, y junto con las visitas al médico para remover el quiste el algún momento, Benji está aprendiendo a superar este transe en su vida.

La mujer explico que es increíble el cambio que ha hecho el pequeño gracias al apoyo psicológico que recibió. “Ahora puede imaginarse a sí mismo en el interior de una armadura, donde las palabras no pueden pesar, y al mismo tiempo, dentro de una burbuja llena de todo lo que lo hace feliz, que según él es algodón de azúcar y abrazos de mamá”.

Devolver el favor

Kathleen está tan agradecida por todo lo que esta asociación logro hacer por su pequeño, que quiere devolver la caridad realizando una actividad benéfica. La mujer se dispuso a escalar la montaña Yorkshire para recaudar fondos y destinarlos a la organización que está ayudando tanto a la recuperación psicológica del niño.

El deber de la escuela frente al acoso

Sin dudas, las escuelas tiene una gran responsabilidad frente a este tipo de casos. Claro que, desde los propios hogares son los padres quienes deben fomentar el respeto al otro, la tolerancia y las buenas costumbres. Pero la escuela debe estar atenta a aquellas actitudes que atentan la moral y los derechos de los niños.

POST REPLY

Si te gustan nuestras publicaciones…. Por favor!

Regálanos un me gusta!