¿Cómo puedo saber si tengo diabetes gestacional? ¿Cómo puede afectar a mi bebé?

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se desarrolla durante el periodo del embarazo. Alrededor del 2 al 10 por ciento de las futuras madres desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo. El porcentaje es mucho más alto entre las mujeres latinas.

La diabetes es una enfermedad complicada. En pocas palabras, lo que significa es que los niveles de azúcar en la sangre están muy altos. A ahora te explicaremos que es lo que pasa.

Cuando comes, el sistema digestivo descompone los alimentos en compuestos más pequeños hasta convertirlos en glucosa. La glucosa es un tipo de azúcar del que se alimentan las células y que les da energía.

Para lograr que las células puedan “comer” este azúcar, necesitan utilizar una hormona que produce el páncreas, que se llama insulina, o si la insulina no puede hacer entrar la glucosa en las células, esta se queda circulando por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía.

Es probable que ahora que estas en la etapa del embarazo, tus células no respondan tan bien a la insulina, debido a tus cambios hormonales. Para la mayoría de las futuras madres, eso no representa ningún problema ya que simplemente el páncreas crea más insulina. Sin embargo, otras mujeres no pueden, y por lo tanto los niveles de azúcar en su sangre se elevan. Es entonces cuando aparece la diabetes gestacional o diabetes del embarazo.

En mucho de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes un mayor riesgo de que aparezca en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2, en un futuro.

¿Cómo puedo saber si tengo diabetes gestacional?

La diabetes gestacional regularmente no presenta ningún síntoma. Es por esta razón que casi todas las mujeres embarazadas se les realiza una prueba que se llama prueba de tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas.

Sin embargo, a las mujeres que sufren alto riesgo de sufrir diabetes (como las latinas), o las que muestran signos de tenerla (como por ejemplo azúcar en la orina), los médicos les sugieren hacerse la prueba en su primera visita prenatal y de nuevo entre las 24 y 28 semanas, si el resultado sale negativo.

En el caso de que la prueba resulte positiva, no quiere decir que tengas diabetes del embarazo, sino que hace falta una prueba más detallada para lograr saberlo con toda seguridad.

¿Cómo puede la diabetes gestacional afectar mi embarazo?

La gran cantidad de las mujeres que sufren diabetes durante la etapa del embarazo tienen bebés sanos. Podrías mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control simplemente haciendo cambios en tu alimentación y ejercicios. Algunas veces también se necesitan medicamentos.

Las latinas que sufren diabetes son propensas a desarrollar más complicaciones. Es importante que te informes sobre cómo evitar y reducir sus efectos y que tengas una supervisión médica estable.

¿Cómo puede afectar la diabetes gestacional a mi bebé durante el embarazo?

Si la diabetes gestacional no se trata correctamente puede tener consecuencias bastante graves a corto o largo plazo. Cuando esta diabetes aparece, hay mucho azúcar circulando por la sangre que le llega directamente al bebé. Es como si lo estuvieras sobrealimentando, y el resultado es que el bebé acaba engordando mucho, sobre todo en la parte de arriba del cuerpo.

Si el bebé es muy grande el parto vaginal puede ser más complicado o puede requerirse una cesárea. Este excesos de peso se conoce como macrosomía. Los bebés con macrosomía a veces no pueden pasar bien por el canal vaginal y en ocasiones, debido a su tamaño, uno de los hombros se queda atascado.

Dar a luz a bebés muy grandes, también puede causar heridas y lesiones en la vagina o bien requerir una episiotomía grande (un corte en la parte exterior de la vagina).

Algunos estudios han revelado una relación entre la diabetes del embarazo severa y un aumento en los nacimientos mortinato o sin vida, en los dos últimos meses de gestación. Las mujeres que padecen de esta condición también pueden tener más riesgos de desarrollar Preeclampsia, especialmente si padecían de obesidad antes de quedar embarazadas o si sus niveles de azúcar en la sangre no están muy bien controlados.

POST REPLY

Si te gustan nuestras publicaciones…. Por favor!

Regálanos un me gusta!