7 Cosas que no deberías hacerle a tu vagina

La vagina es un órgano muy sensible a alteraciones ambientales y susceptible al desequilibrio. A pesar de que todas sabemos que la vagina es una parte sensible de nuestro cuerpo y que necesita cuidados especiales, muchas veces, sin saberlo, cometemos algunos errores!

Ciertamente ya debes saber algunos de los factores que pueden  perjudicar la salud de está zona, como la falta de higiene, el sexo sin protección o el uso de ropas muy ajustadas, entre otras.

Sin embargo, muchísimas mujeres se preocupan mucho por el aspecto de su vagina y cometen errores en su cuidado, por eso hoy queremos decirte algunas de las cosas que no debes hacerle a tu “mejor amiga”.

#1 Usar protectores diarios todos los días

Estos productos fueron creados para absorber las secreciones que normalmente salen por el canal vaginal al principio y al final de cada menstruación. Usar esta clase de absorbente todos los días puede perjudicar la salud íntima porque deja esta región más caliente y húmeda.

El resultado es que transforma tu zona en el medio perfecto de cultivo de bacterias. Esto favorece la aparición de infecciones vaginales y el aumento de flujo vaginal. Si eres de las que lo usa diario, te recomendamos disminuir su uso o cambiarlos con mayor frecuencia. Lo ideal es hacerlo cada 2-4 horas.

#2 Lavar directamente la vagina

Uno de los grandes “ni se te ocurra” de la lista es ducharse o dispararse agua directamente dentro de la vagina. Para ser claras, la limpieza exterior de la vulva y las áreas exteriores es necesaria; la interior es dañina, porque atenta contra el equilibrio del pH de tu zona íntima, lo que puede causar infecciones urinarias.

Lo mejor que puede hacer para mantener tu vagina limpia es lavarla con agua y jabón con pH neutro durante tu baño.

#3 Usar cualquier producto como lubricante

La vaselina y cualquier otro tipo de petróleos puede ser realmente una forma de infección. Si quieres usar lubricante, necesitas un aceite de alta calidad con pH neutro.

No te hará nada bien usar productos improvisados como mantequillas o aceites de cocina, porque existe la probabilidad de que te causen quemaduras y alteren tu pH natural.

#4 Usar productos de higiene especiales

Se entiende que quieras mantener todo tu cuerpo limpio y sin malos olores, pero debes tener presente que el exceso de limpieza no le hace nada bien a tu vagina.

Nancy Herta, ginecóloga de la universidad de Michigan afirma: “la vagina es bastante buena haciendo su propia limpieza”.

Por su parte, los perfumes, lubricantes caseros y jabones especiales alteran el equilibrio natural de la vagina. Esta parte del cuerpo tiene un mecanismo de defensa muy fuerte, por lo que su auto-limpieza es muy efectiva. Así que mantenerte alejada de esos productos es una buena opción.

#5 En las relaciones sexuales

No es recomendable utilizar sirope de chocolate y crema chantilly o productos similares, sobre todo en parte interna. Cualquier cosa que contenga azúcar puede cambiar las bacterias y las proporciones de levaduras y pueden causar infecciones. Esas sustancias también pueden ser irritantes para la piel vaginal.

#6 Olvidar que tus partes también necesitan respirar

Lo mejor que puedes hacer es dejar que tus partes íntimas respiren durante la noche. Mantener tu zona íntima cubierta hace que la humedad se acumule y estés más expuesta a infecciones. Así que esta noche, cuando vayas a la cama, recuerda que tu cuerpo también necesita un respiro.

#7 Aliviar dolores menstruales con hierbas

Sé que suena muy extraño, pero aún hay mujeres que introducen hierbas dentro de su vagina para aliviar los dolores del período. La efectividad de este tipo de prácticas no ha sido comprobada. Además, cuando colocas objetos extraños en tu cuerpo, este se defiende y podría desencadenar irritaciones, infecciones y alergias.

POST REPLY

Si te gustan nuestras publicaciones…. Por favor!

Regálanos un me gusta!